miércoles, 12 de septiembre de 2012

Cada día...


Capítulo 6


-¿Felipe?
-Sí, ¡qué casualidad!
-Pues, sí… bueno es decir, ¿qué tal estás?
-Bien, bien, pero dime, ¿qué haces aquí?
-Ir a Verona.
-Eso ya lo sé, ¿vas sola?
-Pues no…
-Ah, ¿qué vas con tu novio?
-Ja, ja, ja, ¿de verdad crees que mis padres me dejarían viajar a Verona, o a cualquier país sola con mi novio?
-No, ya sabes cómo soy, y dime, ¿con quién vienes?
-Con… Date la vuelta justo está llegando.

En ese momento Megan está acercándose a su asiento. Cuando ve a Felipe lo primero que hace es abrazarlo. Felipe es un antiguo compañero de institutos, allí se llevaban muy bien.

-¡Felipe qué alegría!
-Así que vais a Verona, madre mía la que se le viene encima a los italianos.
-Bueno, tú también vas.
-Ya, pero yo es para hacer escala, dónde voy es a Sidney.
-¡Qué suerte!
-Sí, bueno, allí es dónde está mi hermana y voy a pasar las vacaciones allí.
-Me alegro mucho de verte.
-Y yo, bueno, me marcho a mi asiento.
-Nos vemos.
-Ojala…-madre mía Gabi había sonado algo raro eso…

Después de que Felipe se hubiera marchado a su asiento Gabi estuvo como en las nubes, no oía ni una sola palabra de lo que Megan le estaba contando.

-Gabi, ¡GABI!-gritó Megan.
-¡Qué! No soy sorda.
-Llevo media hora hablando y tú has estado en babia, ¿se puede saber en qué piensas?
-¿Yo? En nada, anda dime qué quieres.
-Pues en qué Felipe estaba cambiado, ¿no crees?
-Bueno, casi ni me he fijado…
-Sí claro, venga ya, a mí no me engañas… Dime la verdad, ¿tu estuviste colada por él?
-¡¿Qué?!
-Vale, mejor lo dejamos…
-Sí, mejor, porque vamos, esa ida al baño te a afectado bastante…

Un par de horas pasan, el piloto anuncia que en unos minutos comenzará el aterrizaje. Para Megan y Gabi es la primera vez que van a otro país. Están deseando pisar Verona. Olerla, sentirla, disfrutar de años de historia, leyendas…

Ya está, el aterrizaje ha sido algo movidito, pero por fin pasó todo. Ahora solo les queda recoger las maletas. Menos mal que salieron de las primeras, porque si no…
Cunado salen ven a miles de personas, pero tienen que buscar el cartel con sus nombres y el nombre del hotel. Miran pero no ven nada. Al fin consiguen ver el cártel. Lo sujetaba un hombre con uniforme, iba elegante, su pelo era canoso, podría tener unos cuarenta años, esperemos que hable español…

-¿Señoritas Rodríguez y García?-dijo el hombre un acento italiano algo divertido.
-Sí, Gabriela Rodríguez y Megan García. ¿Usted viene de parte del hotel Verona?
-Exactamente, mi nombre es Paolo. Acompáñeme por aquí.

Las chicas lo siguieron a Paolo hasta el coche, la verdad es que todo estaba resultando como un sueño para ellas…

-Bueno, llegaremos en una hora y cuarto, si desean parar solo tienen que decírmelo.

El viaje se les hizo muy corto, cuando se bajaron del coche no tenían ni palabras para describirlo. Verona era preciosa, durante todo el camino habían parado unas doscientas veces para fotos y alguna corta explicación por parte de Paolo.

Entraron en el hotel y se dirigieron al mostrador.

-Supongo que son las señoritas Gabriela Rodríguez y Megan García,  ¿me equivoco?
-No, somos nosotras.
-Bien, Gabriel por favor ven, bueno, aquí tienen las llaves de su habitación. Ya nos han informado de los guías, les esperaran, a las ocho y media en el restaurante del hotel, hoy hay fuegos artificiales y les llevaran a verlos.

Gabriel se acerca y ella le susurra algo, después es él el que encarga de coger las maletas y de indicarnos dónde está nuestra habitación.
Después de subir un par de plantas llegamos, la habitación es enorme, tiene dos camas matrimonio, un baño, tele, y un balcón que da al jardín. Es todo mágico. Lo primero que hacen después de que Gabriel se hubiera marchado fue tirarse a la cama, elegir el conjunto de la noche y revisar cada rincón de la habitación.

-¿Qué te vas a poner?
-No sé, y ¿tú?
-Pues mi traje nuevo-dijo Gabi.
-Pues me pondré esa falda.
-sí y yo he traído una blusa que le va…

Son las ocho menos diez, todavía les queda terminar de arreglarse, pero la puerta suena.

¿Quién sería?


No hay comentarios:

Publicar un comentario